domingo, septiembre 3

Lágrimas de una mujer

Ella se vende a la noche,
cede al deseo de su cuerpo,
llora por su inocencia,
ruega por el fin de su dolor.

En una noche fría espera
la llegada de su comprador,
quien esta noche su deseo cumplirá.
ella cederá, una noche más su inocencia perderá

El amor que le quedaba
se ha desvanecido, su alma se ha perdido
su ser ha sido despreciado por la sociedad,
convertida en un ente mas de la oscuridad.

Ahora cada noche aguarda
la llegada de su nuevo hombre,
el hombre que esta noche la saciara...
ahora, ella llora por su inocencia perdida.

Poetas

Mientras nosotros los poetas
morimos por el amor y desamor,
ustedes los desdichados
existen bajo el dolor.



Mi pueblo muere día a día
bajo el abrumador calor del sol,
come con su sudor, de su
constante y eterno martirio.



Entre mis bellos campos,
desérticos, infértiles,
un susurro del viento contará
aquellas viejas historias;
historias llenas de sangre
derramada por mi pueblo, por su gente.
Luchas inmortales por libertad,
constantes deseos utópicos desvanecidos
en el fugaz y efímero viento del campo.



Mientras nosotros los poetas
vivimos y morimos en fantasías
de amor, odio y venganza,
el mundo real, llora sus sueños perdidos.

Sin nombre

(Quizas sólo "I")

Mundo fútil? Acoso eso es lo que es?
acaso el mundo en el que nací solo una porquería es?
podría yo decir que de nada me sirve aquí vivir?
si yo a este mundo nada beneficio, entonces no le perjudico?

El me odia, el me mata…
yo solo le regreso el favor.
Su tierra me ve con desdén,
el sol que me vio despertar llora porque llegue.

Un alma más destinada a nada,
humano fútil?...eso soy?
en eso me convertí?
en la pesadilla q siempre temí?

Será que no pude contra mi realidad?
me gano la batalla mi destino predicho?
quizás…podría ser que no tuve el poder
sobre mi, podría ser que cedí a la perdición.

Mis temores hechos realidad,
realidad que no tuve que soñar,
que solo tuve que esperar a que alguien mas
mis temores hicieran realidad…

Lloro por la desesperación,
por el sueño que un día tuve,
sueño en el que mi vida era mejor
en el que mi mundo no era este.

Lágrimas que en las olas del mar se van,
lagrimas derramada en las que
mis sueños se alejan de mi realidad.
Sueños de un mundo que solo habita mi ser…

Último Suspiro


¿Escuchas eso?...
es el suspiro de mi alma,
que al ser repudiada por ti
no le ha quedado mas remedio que morir.


El corazón que siempre juró no sentir
hizo su voto en vano, se doblegó ante tu encanto,
ante tu sonrisa de un niño, tu brillante mirada,
¡hay Dios! ¿Porque me permitiste caer?...


Trato de correr lejos de estos sentimientos,
intento romper el hechizo que un día me pusiste,
quiero alejarme de tu presencia,
pero tu presencia esta en mi mente…


Mi corazón llora, mi cuerpo agoniza,
mi alma muere, solo quiero un descanso
de la magia de tu ser, solo quiero un último suspiro,
un suspiro antes de morir y tu hechizo perder…

Ausencia

La soledad invadió los mares de mí corazón,
bañó los ríos de mí despreciado y abandonado amor.
Hojas se llenaron de mí sangre,
con su rojo carmín mi sufrimiento se plasmo.


Oh!, cuerpo hermoso,
como gustarían mi manos
recorrerte una vez más,
como gustarían mis labios de tu dulce amor.


Busco dentro de mi desdichado corazón
un reemplazo para tu amor,
sólo encuentro tu maldito abandono,
mi condena, eterno sufrimiento por tu ausencia.


Oh!, como gustaría de bañar mí cuerpo con tu olor,
sentir en tus brazos de de nuevo el calor del amor.
Oh!, como gozaría de sentirte simplemente una vez más,
sentir tu presencia en mí valle interno lleno de soledad.


Desearía ver nuevamente aquella mirada,
la de un inocente encantador, la mirada del amor,
de tu amor…tus dulces ojos posados sobre mí,
vivir del presente y no sufrir por el recuerdo.


Sentir tú mirada lentamente sobre mí,
recorriendo hasta la última de mis entrañas,
hallarte al alba con tu irradiante mirada
buscando dentro de mi interior el valle de mi felicidad.


Ahora ese valle se ha llenado de soledad
acompañada de mi rojo carmín.
Ahora, que en desolación estoy, el olvido
se incorpora ante mí pidiendo el recuerdo quede de esta pasión.