viernes, septiembre 1

Cancion de cuna

Quiero escribir una canción de cuna. Una q duerma a ese monstruo que se oculta en lo más recóndito de mí ser y me asusta cada noche en mis sueños diciéndome que eres tú regresando a casa, mi corazón. Que tranquilice a esa madre perturbada por la vida de su hija. La que arrulle al bebé dentro q llora por la falta de sustento para vivir.
Ah!, momento, se me olvidaba, esa no es mi vida, la que esta llena de desamores y engaños, de oscuridad, de frío y soledad; porque las canciones de cuna son el recuerdo de esa infancia feliz, despreocupada y sin dolor, porque significan la felicidad que siempre faltara. Porque mi egocentrismo solo alcanza para hablar de mi vida y los desencantos que vienen con ella.

Esa canción que arrulle el insomnio de mis noches, las que se convierten en eternas, las que duran tanto como mis días pero dejan un dolor extremo, las que lastiman tanto como tu, las que amo tanto como a ti. Esa canción que cure las heridas y las acaricie suavemente para excitarlas y llevarlas al placer que jamás volverá.

Pero solo me alcanza para esa canción lastimosa, de llanto nocturnal, de sabor agridulce como la orina de un ebrio, olor putrefacto de mi cuerpo en descomposición; la canción tan estéril como la virgen, tan desolada como mi cuerpo que arde ante la pasión olvidada.

Que mas da, me conformare con esta, la canción de cuna tenebrosa que solo alimenta al ego del monstruo interno, que noche a noche me mantiene despierta para lastimarme con el recuerdo al que no le bastan los días de dolor.

La utopía de mi corazón

Fui una estúpida al creerlo,
creer algo que no existía ahí,
crear una ilusión a mi estupidez,
una utopía para mi corazón.

Un sollozo en la oscuridad
de la sangre de mi alma,
el amor que quedaba dentro,
muy dentro de mi se eclipsó.

Ahora, una canción desesperada
de amor se escucha a lo lejos…
mientras a mi rededor,
un danzante se mofa de mi dolor.

Cae frente a mi un atardecer,
un día mas de vida a de cesar,
mientras lo único que mis ojos ven,
es el sufrir de quien en una bestia se convirtió…

Solo pienso en mi venganza,
la que algún día con satisfacción llegara,
en la que convertiré el amor en dolor,
el deleite en un eterno sufrir…

jueves, agosto 31

I y II

I

“Impotencia en la oscuridad”



Sentada frente a un cristal,
el cual medirá mi angustia total.
Un sentimiento de soledad,
de impotencia ante la oscuridad.


Pasan delante de mí,
a mi lado caen,
yo sigo aquí,
aún cuando caí.


Atrapada entre muros a mí alrededor…
…a lo lejos mí libertad,
en forma material,
de forma inverosímil…


Una luz muestra mí camino
mientras cuesta abajo continúo,
una lágrima sella
la puerta de mi reencuentro…


Siluetas me atraviesan,
sonidos que percato,
recuerdos que me atan…
tristezas que me matan.


Sigo y encuentro oscuridad,
la soledad llega a mí mente.
Vacías emociones en la profundidad,
…¿acaso un día saldré?






II

“Temor en sufrimiento”



Estoy asustada, cayendo y gritando,
temo perderlo todo,
lo que tengo, lo que tuve y lo que quise.


¡No tengo nada que perder!,
me engaño con estúpidas
palabras que endulzan
mis miserias y fracasos.


En mi corazón bailan
los oscuros temores
resurgidos de la infancia…
temores cercanos a mi estancia.


Tan difícil conseguirlo…
tan difícil perderlo todo?,
llega el punto mediocre
y todo se echa al vacío…


Pocas horas para mi duelo…
para el sacrificio preparado,
derramamiento de mi esfuerzo,
vaciado en un simple recuerdo.


Descansa en paz,
¡oh querida alma abatida
por el infierno!,
descansa, que algún día sufrirás…

Mi sangre

Fuiste quien habitó mis venas,
la sangre q corría por ellas.
Dejaste mi cuerpo inválido
en el lecho de mí amor.

Como un puñal que entra,
lastima en lo más profundo,
pero un dolor más intenso
es el que deja al salir.

Indefensa estoy,
en la oscuridad,
sola con la vergüenza
…desolada con mi desnudes…

Mi sangre fuiste,
sangre que me recorría vez tras vez.
A sabiendas del dolor y sufrimiento
que dejaras, te dejo salir de mí.

Me desangro en la desnudes,
frente a la oscuridad,
en la vergüenza de mi lecho de amor…
mi cuerpo yace en un charquito de lo que fue mi pasión.

Me dejas en este mundo,
viva, sin siquiera saber lo que es,
me dejas existir a sabiendas de que viví,
con mí desdicha en la oscuridad me dejas.

Sin nombre

( Quizas: "EL")

El alba asciende dejando a un lado el encuentro, reflejando con los primero rayos de luz los recuerdos de una expedición, de un juego de aprendizaje. Despertar junto a ti, captando tu respiración junto a mi cuerpo semidesnudo, con tus ojos cerrados irradiando aun así esa mirada enternecedora tan tuya que cautiva mis sentidos, mis pensamientos…que lleva a la perdición inclusive a mi razonamiento dejándome en el cautiverio de reconocer y diferenciar lo malo de lo bueno, permitiéndome conocer solamente lo excelente de poder vivir en esta vida junto a ti. Recorrer tu cuerpo con mí vista a oscuras, engañando a mis ojos al hacerles creer que me es imposible ver tanta perfección acumulada en un solo ser, llenarme completamente con el aroma de tu piel y el dulce sabor de tu boca, que con solo mirarla logro formar los recuerdos de la delicadeza con que tus labios pueden recorrer mi cuerpo, estremeciendo cada una de mis partículas, excitándolas al sentir el mas mínimo contacto con tu cuerpo.

Esperando recostada junto a ti el momento en el que despiertes y digas las primeras palabras, sean cuales seas, pero expresadas con la dulzura de tu voz, con la perfección de cada sonido producido por tu ser. Esperando una etrenidad para lograr alcanzarte.

Gritos silenciosos

Gritos silenciosos, desesperados,
confusos, llenos de tristeza,.
En la oscuridad, solitarios sollozos
que ahuyentan a mi corazón muerto en vida.

Encontré toda la felicidad en ti
y la perdí en un instante.
Mis deseos más profundos,
mí temor tangible en la realidad.

Sueños temidos por mí mente,
sentimientos que lastiman a mí ser.
Corro hacia ti y sólo te alejas,
me acerco y te desvaneces en un manto nocturnal.

Vivo?
Un día lejano al de hoy viví…
ahora muerta en vida es lo que soy,
lo que seguiré siendo por el resto de mis días…

Un vació llena a mi corazón,
insatisfecho, corre tras inalcanzables sueños
desvanecidos en polvo,
polvo dejado tras tu partida repentina…

La oscuridad se posa sobre mi cuerpo
yaciente en el eterno sufrimiento de mi corazón,
lo cubre con sus dulces alas y me lleva lejos del conocimiento,
del sufrimiento, me lleva al olvido.

Lloro una perdida,
perdida de algo q nunca tuve,
de lo q mi mente fabricó,
ahora he de convertirte en un recuerdo.

Me ahogo en mi soledad,
en mi culpabilidad,
mi destino predicho,
el remedio de un alma en sufrimiento..

Mis lagrimas cubren mis heridas,
la sangre que he derramado
se convierte en mi sustento,
mi alimento, en dulce sufrimiento.

Los latidos de mi corazón pierden fuerza,
ritmo y la vida por final…
se desintegran mis sentidos,
mis entrañas explotan y llegan sublimes al dolor.

Estoy aquí, parada frente a ti
con mis lagrimas y sufrimiento
en manos, sólo te pido
…no me olvides…

El llanto no amortigua,
el martirio no se aleja,
los sollozos no cesan…después de todo,
sólo en mi mente acontece nuestro reencuentro…

lunes, agosto 28

Not lost


...

Yo, delicado, tú, amor, ella, ustedes....
mentiras, dolor, tú, muerte, corazón.
yo, crédula, tú, hipócrita, ella...

Lagrimas, lluvia, recuerdos, sentimientos,
gritos, reproches, odio...amor.

Soledad, tristeza, dolor, yo...

El...

Nosotros, amor, sufrimiento,
esperanza...yo, el...

Humanos, relaciones, errores,
sufrimiento, hechos...mierda

yo, el, amor, vida, todo...libertad.

Caja de cristal

Pequeña caja de cristal
formada para protección de los infelices viajeros
que viven en mi corazón.

Caja delicada,
forjada con una hermosa presentación
que engalana a primera vista,
una seguridad aparente que no permite
divisar sus más grandes defectos,
la imposición de una vida predeterminada
que muestra la supuesta “perfección” de su creador…
en realidad una farsa y vil mentira.

Un sufrimiento se crea poco a poco,
reservando la detonación repentina del
silencio que grita a todo pulmón su desesperación.

Día a día se espera ese estallido,
un grito ensordecedor de sufrimiento,
de reproches contra su alrededor.

La caja que resguarda sus convicciones,
sus deseos y pasiones,
su defectos y posibles virtudes;
esas paredes de cristal que deberán explotar
desatando un daño colosal a todo lo cercano a si,
esa destrucción masiva de sentimientos encontrados
que han sido provocados por su cuidado constante y fatigante…

Un alma que solo busca vivir libremente,
con sus constantes imperfecciones que la harán sufrir,
pero sufrimiento provocado por voluntad propia…

Mientras

Mientras percato sonidos de angustia,
desesperación, rebeldía interminable e innecesaria.
Mientras estalla dentro de mí la insatisfacción
mezclada con la felicidad que llego a sentir y retener.
Mientras imagino un encuentro trascendente en mi vida,
mientras veo tu imagen en mi mente,
tan vivida y real como la primera vez,
como esa vez que la indiferencia me llenó,
mi cabeza dirigió un simple vistazo de mera cortesía,
sin aun saber lo que podría significar, tan frió e indiferente,
sin percatarme, que ese encuentro trascendente
paso hace una mirada, hace unos días, unos meses…
momento primero en el q cruce y até mi mirada a la tuya.

Tiempo

Noches desperdiciadas, noches que debimos haber deshecho haciendo el amor. Esos días silenciosos que debimos haber aturdido con palabras sin sentido alguno, palabras de tontos enamorados. Esos descansos que debimos haber tomado para besarnos hasta que nuestros labios fusionados quedaran sin más remedio que vivir uno por el otro. Meses de distancias colosales entre nuestros cuerpos, distancia que creímos matar con unas horas juntos, meses que creímos haber robado solo para nosotros dos. Hemos desperdiciado al futuro, tirando a un abismo oscuro el tiempo que quedaba, la eternidad, la vida; una vida que se ha convertido en un túnel humedecido por las lagrimas derramadas de esa niña que un día logro sincerar los sentimientos mas frágiles, esa que noche a noche sueña con “él”, que durante esas noches que el insomnio es aturdida por el futuro lastimado que se ha desperdiciado; llora lágrimas que el tiempo jamás podrá derramar.

Una niña que inocentemente amó al hombre que nunca más la poseerá, ese que fácilmente la olvidará, el que jamás la amara una vez más. Entregó bajo aquel árbol de Dios su corazón a quien lo amaría; finalmente un corazón que solo fue lastimado al ser abandonado dejándolo con un latido cada vez mas débil hasta que por fin las fuerzas que las esperanzas proporcionan lo abandonen, y así, sin mas remedio como nuestros labios, se endurezca y el frió sentimiento de la soledad sea como un veneno que recorra el resto de su cuerpo.

Después de estas líneas solo quedara más tiempo tirado en vano, tiempo que no utilice para hacerte el amor, para quebrantar el silencio con nuestras palabras endulzadas por el amor de infantes, para tomar ese descanso y besar tus labios convirtiéndolos en parte de mi propiedad, y tu apoderándote de los míos; para vivir esa vida, donde el tiempo no existe, donde no hay desperdicio del futuro porque se vive a tu lado.