lunes, agosto 28

Caja de cristal

Pequeña caja de cristal
formada para protección de los infelices viajeros
que viven en mi corazón.

Caja delicada,
forjada con una hermosa presentación
que engalana a primera vista,
una seguridad aparente que no permite
divisar sus más grandes defectos,
la imposición de una vida predeterminada
que muestra la supuesta “perfección” de su creador…
en realidad una farsa y vil mentira.

Un sufrimiento se crea poco a poco,
reservando la detonación repentina del
silencio que grita a todo pulmón su desesperación.

Día a día se espera ese estallido,
un grito ensordecedor de sufrimiento,
de reproches contra su alrededor.

La caja que resguarda sus convicciones,
sus deseos y pasiones,
su defectos y posibles virtudes;
esas paredes de cristal que deberán explotar
desatando un daño colosal a todo lo cercano a si,
esa destrucción masiva de sentimientos encontrados
que han sido provocados por su cuidado constante y fatigante…

Un alma que solo busca vivir libremente,
con sus constantes imperfecciones que la harán sufrir,
pero sufrimiento provocado por voluntad propia…